Lectura Biblica

PLAN DE LECTURA DE LA BIBLIA

Hemos preparado una guía para que usted pueda leer su Biblia en poco menos de un año. Para la mitad de noviembre y todo el mes de diciembre hemos elaborado un plan de lecturas especiales las cuales se describen a continuación.

Las lecturas para la mitad de noviembre son sencillamente una selección de temas que ocupa la Biblia para manifestar el proceso de la redención. No tienen mayor unidad que la unidad que se encuentra en toda la Biblia.  El hombre comenzó la vida en justicia y santidad en un jardín plantado por Dios; el mismo hombre perdió todo eso por el pecado pero, por Cristo, al final es restaurado a una posición superior, pues el río en el jardín eterno (el cielo) no brota de la tierra, sino sale directamente del trono de Dios.

Más tarde, los israelitas perdieron el templo que fue destruido por sus pecados, después de que la gloria de Dios lo abandonó; pero en Cristo esa gloria permanece, pues Él es el templo verdadero, el lugar donde Dios se reúne con los hombres; y como Él vino como el sacerdote perfecto, según el orden de Melquisedec y no de Aarón, sabemos que nuestros pecados nunca lo pueden destruir y que tampoco pueden alejar la gloria de Dios de Su faz.  Y así sucesivamente con todos los temas allí escritos en la lista de este mes de noviembre. A la miseria, ruina y culpa que el pecado del hombre se gana, Cristo es la solución máxima, quien reemplaza y cumple lo que las soluciones pictográficas señalaron pero no realizaron.

Lo que usted debe notar es que hay palabras al principio de cada lectura como “gloria” o “pastor”.  Luego hay capítulos que se deben de leer.  Ahora si usted lee los capítulos que se mencionan, por ejemplo, el tema de “gloria”, usted se dará cuenta que aunque tocan muchos otros puntos, cada uno también tiene algo que decir acerca del tema de “gloria”.  Y hay una progresión.  Por ejemplo, con “gloria” se nota la gloria de Dios llegando al templo, dejando el templo, apareciendo en la faz de Jesucristo y siendo el carácter distintivo de Dios.

En Números 20 vemos que el pueblo de Israel tiene sed y muestran su pecado, necios, malagradecidos y rebeldes, hablan contra Moisés y contra Dios, pero Dios mismo les da agua de la Roca para que no mueran y tengan vida en medio del desierto. En Juan 4 vemos que Cristo se describe a sí mismo como el Agua de Vida y quien beba de esta Agua no tendrá sed jamás y tendrá Vida. En 1ª de Corintios 10 Pablo describe a Cristo como la verdadera Roca de donde sale el Agua de Vida que es Él, Cristo mismo, quien redime a su pueblo del pecado.

Para maximizar el beneficio de la lectura, tiene que fijarse en las conexiones entre capítulos y la palabra clave se supone que le ayuda a hacer eso.

Ahora, si usted quiere profundizar en estas lecturas, podría notar conexiones adicionales, por ejemplo, entre “gloria” y “templo”.  Vimos que la gloria de Dios se manifestó en el templo; que por los pecados del pueblo, dejó al templo; pero además, hubo profecía de que la gloria del templo postrero sería mayor que la gloria del primer templo, y en Juan 2 hallamos a Jesucristo identificándose a sí mismo como el templo. Es en Él que la gloria de Dios se manifiesta con una gloria mayor que la del templo original; y en parte porque la gloria de Dios nunca lo dejará a Él, como en tiempos anteriores dejó al templo original.

Hay que notar que la palabra clave no necesariamente va a aparecer; por ejemplo, la palabra “jardín” no aparece en Ezequiel o Apocalipsis, pero lo que describe es un paraíso, un jardín real con árboles y un río.

En el último día de noviembre y todo el mes de diciembre, usted podrá disfrutar de varias lecturas que tienen que ver con temas fundamentales que la Biblia enseña y así poder abrir más su entendimiento a la doctrina Bíblica. Estos temas son los que están descritos en la Confesión Bautista de 1689 en orden cronológico. Esperamos que este material le anime en la lectura diaria y, por tanto, que usted sea alimentado y fortalecido por la meditación de las Santas Escrituras.

“Determina practicar lo que lees. Los cristianos deberían ser Biblias andantes que viven las verdades allí escritas. La Palabra no es sólo guía para el conocimiento, sino también una guía para la obediencia. Una lectura santa de la Palabra de Dios produce que huyamos de los pecados y que practiquemos los deberes que se nos ordenan.”Thomas Watson (1620 – 1686, Puritano Inglés).

Plan de lectura de la Biblia en un año